Consejos para compensar los oídos

Todos los buceadores hemos tenido ese gran miedo en los inicios del buceo, haciéndonos esas preguntas que nos hacemos antes de entrar al agua. ¿Cómo hago para qué no me duelan los oídos en el descenso? ¿Cómo harán los demás buceadores para que no les duela? ¿Existirán técnicas para compensar los oídos? En definitiva, ¿Cómo compensar los oídos? Aquí te enseñamos algunos consejos para compensar los oídos.

Vamos a intentar contestar a todas estas preguntas y para eso hemos recopilado una serie de información para darte los mejores consejos para que sepas como compensar los oídos. A continuación os detallamos también las distintas formas de compensación de los oídos para que practiques y elijas cual es la que mejor resultado te da.

Conocer nuestros oídos

En un post anterior sobre los 5 tips de buceo para principiantes, tratamos un punto sobre lo importante que es compensar los oídos al realizar una inmersión. Vamos a analizar más a fondo este punto y ver porque tenemos dolores en nuestro oído al coger profundidad.

Es importante conocer nuestros oídos internamente. El dolor de oídos al realizar un descenso en buceo está directamente relacionado con la diferencia de presión que existe entre el exterior y el interior de los mismos.

Oido interno para compensar buceo

Cuando sentimos dolor en el oído al coger profundidad, es porque la presión que hay en el oído externo es mayor que en el oído interno.

Mientras que en oído externo la presión va aumentando según vamos descendiendo en profundidad, en el oído interno sigue estando igual que al comenzar la inmersión. Por eso, debemos realizar maniobras o técnicas que compense esta presión para que en ambas partes del oído se tenga la misma.

Preparar los oídos antes de bucear

Si eres de los que les cuesta compensar los oídos a la hora de bucear, te damos estos consejos que deberás seguir antes de empezar la inmersión:

  • No bucear si estás resfriado o con exceso de mucosidad.
  • No tomes medicamentos antes de bucear.
  • Mantén una higiene de los oídos de forma regular.
  • Practica de forma leve la compensación de los oídos fuera del agua. Esto puedes empezar a hacerlo hasta 2-3 horas antes.
  • Masticar chicle antes de bucear puede ayudar a salivar mejor y a preparar los oídos para la inmersión.
  • No utilices tapones para los oídos nunca.

Técnicas de compensación de los oídos

Existen muchas técnicas de compensación de oídos y a cada persona le va mejor uno de ellos. Nosotros os vamos a explicar 4 técnicas de compensación de los oídos que hemos elegido, o bien por su facilidad o porque es muy utilizada entre comunidades de buceadores. Para saber cual es la técnica que mejor se adapta a ti, te recomendamos que practiques cada una de estas técnicas y nos indiques cual es la que mejor te ha servido.

  • No fuerces. Si ves que te duele, para: Cuando nos duelen los oídos deberemos subir un poco e intentarlo de nuevo.
  • Concentración: Es importante que estés concentrado en compensar adecuadamente. A veces podemos estar pendientes de la profundidad en la que estamos, del aire del jacket o de donde están los compañeros, pero no olvides que es muy importante la compensación.
  • Posición corporal: Es uno de los detalles que se pasa por alto, pero si lo tienes en cuenta te resultará mucho más fácil compensar los oídos. La manera más fácil para que tus oídos compensen lo antes posible es en vertical y mirando hacía arriba.

Maniobra Valsalva

Es la técnica más utilizada y una de las más fáciles de hacer. Se trata de pinzar la nariz con los dedos y soplar suavemente a través de la nariz. Al estar pinzada la nariz, forzamos a la que el aire salga por otro camino. Como el único lugar por el que puede salir es por los oídos, el aire pasará por la Trompa de Eustaquio y se nivelará la presión en el oído interno.

El único problema de este maniobra es que al tener que soplar para compensar, si forzamos demasiado por estar congestionados podemos sufrir diversos barotraumas.

Mandíbula. Abertura voluntaria de la trompa

Se trata de una de las técnicas más fáciles de hacer. Usando los músculos del paladar, se deberá empujar la garganta hacia adelante y abajo, como si se empezará un bostezo.

Maniobra de Toynbee. Tragando

Esta técnica es utilizada por muchos buceadores, pero suele ser utilizada por buceadores con más experiencia. Cuando ya llevas un tiempo buceando, tus oídos ya se han acostumbrado a esos cambios de presión que sufrimos el descender. Esta técnica consiste en únicamente tragar saliva. Cuando tragamos saliva abrimos inconscientemente la Trompa de Eustaquio. Esto hace que se abra y se nivele la presión en el oído interno.

Maniobra de Frenzel. Letra K

Se trata de una técnica que no es muy conocida en nuestro país, pero que goza de gran popularidad en muchos otros. Tiene su origen en Herman Frenzel, comandante de la «Luftwaffe» alemana.
Para realizar esta maniobra se debe taponar la nariz y tensar los músculos de la parte posterior de su garganta (cuerdas vocales) como si estuviéramos esforzándonos por levantar un gran peso. Después de esto debemos de intentar realizar el sonido de la letra K. Esto hará que la parte posterior de la lengua desvíe el aíre contra las Trompas de Eustaquio, nivelando la presión en el oído interno.

Esperemos que te hayan servido estos consejos para compensar los oídos y si te ha ayudado alguna de ellas coméntanos un comentario en el post para ayudar a otros buceadores que aun tienen ese miedo al dolor de oídos cuando realizan practican este deporte.

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada.