Los lugares más extraños para bucear

En aguasdebuceo.com no dejamos de bucear en invierno, ¿eres de los nuestros? Ahora que se acerca Halloween, es momento de que te pongas el traje. Y qué mejor manera de hacerlo en los lugares más extraños para bucear que te presentamos en este post.

Jason Voorhees

Jason Voorhees

Imagínate estar buceando en las aguas de un pintoresco lago y encontrarte cara a cara con el famoso asesino de viernes 13, Jason Voorhees. No estamos hablando de una película de terror sino de una posibilidad real gracias a la ingeniosa travesura realizada por un buceador de Minessota, en EEUU. En 2013 creó una estatua de tamaño real de este personaje, con su icónica máscara de hockey y su machete y la arrojo al fondo del Lago Cristal.

La gran muralla China

La gran muralla China

Unos 370 metros de la gran muralla China están sumergidos en el embalse de Panjiakou, dentro de la provincia de Hebei, a unas tres horas y media de Pekín. Quedó sepultada bajo el agua en 1977 cuando el río Luanhe fue desviado para crear una presa para dar cabida a la ciudad de Tangshan. Las aguas destruyeron edificios y aldeas pero de alguna forma, esta parte de la muralla sobrevivió a la embestida del caudal. Sin duda es una de las formas de conocer una de las siete maravillas del mundo de una manera diferente.
Quien ha podido realizar esta inmersión lo describen como algo «inquietante e intimo«, que aunque se trate de un buceo para buceadores avanzados, lo cierto es que es una experiencia con un encanto indiscutible.

Mina Christine

Mina Christine

La localidad de Willingen en Alemania, esconde bajo de su concurrida estación de esquí una sorpresa especial de los amantes del buceo.
El interior de la montaña guarda una inmersión impresionante a través de unas cuevas de una antigua mina de pizarra. La explotación de las canteras de pizarra cerró en 1971 y desde entonces se ha abierto al público y se puede bucear en sus galerías inundadas. Pasajes estrechos, enormes cadenas y empinadas escaleras es solo una parte de lo que podemos apreciar en esta inmersión además del rastro que dejaron por todo el recorrido los mineros años atrás.

Köbánya 

Köbánya

Una parte del sistema de túneles subterráneos de Köbánya está inundado, por lo que hay quien no ha dudado en recorrerlo a golpe de aleta. La sección que se recorre buceando es una antigua fábrica de cerveza que quedó sumergida debido a las continuas inundaciones de los túneles.
Son varios los centros buceo que organizan estas inmersiones en Budapest, que por otro lado, no son aptas para todos los públicos. De hecho, el requisito indispensable es tener un titulo avanzado ya que se alcanzan los 33 metros de profundidad. Se recomienda ir abrigado con un traje de neopreno de invierno ya que las temperaturas que se alcanzan pueden estar por debajo de 8 grados.

Rummu Gulag

Rummu Gulag

Una antigua prisión soviética que lleva años bajo el agua, se ha convertido en una atracción turística para buceadores y aventureros. El área, conocida como Laguna Azul, alberga una antigua prisión que se encuentra en el pueblo de Rummu en Estonia, donde unos 7000 criminales cumplían su condena en tiempos de la URSS. Después de la independencia de Estonia de la Unión Soviética en 1991, los edificios y hangares de la cárcel, junto con la mina de piedra caliza donde trabajaban los reos, fueron abandonados e inundados con aguas naturales. Mas tarde los lugareños apodaron este sitio como Laguna Azul, con las ruinas de la prisión sobresaliendo del agua cristalina. El lugar se ha convertido en una paraíso del buceo donde acude muchísima gente para saltar al agua y explorar las instalaciones sumergidas.

¿Crees que estos son los lugares más extraños para bucear? Próximamente si así lo queréis, haré otro post de los lugares más extraños para bucear II.

Espero que de momento, disfrutéis de estos.

Deja un comentario:

Tu dirección de email no será publicada.